¿Cuál es el impacto medioambiental de usar un patinete eléctrico?

En los últimos tiempos, y, especialmente, en las grandes ciudades, cada vez es más frecuente ver patinetes circulando por las calles. Algo que hace unos años nos llamaba la atención, se ha convertido en algo habitual. Con el aumento de la dificultad de acceso a los coches (subida de precios, tiempos de producción superiores a 6 meses, etc.) muchas personas están optando por esta modalidad de transporte, ya que permite reducir la huella de carbono y, a su vez, supone una alternativa económica a la compra de un coche o moto.

Con el auge de los patinetes, surgen muchas dudas acerca de ellos, ¿Qué tipos existen? ¿Reducen la contaminación de las grandes ciudades? ¿Cómo están regulados? Intentaremos dar respuesta a las más frecuentes.

¿Cuál es el impacto medioambiental?

Los patinetes eléctricos están considerados como una solución buena para el cuidado del medio ambiente, dado que no generan emisiones de CO2. Ante esta realidad, poco se puede debatir, dado que los patinetes eléctricos, por su forma de funcionar, contamina hasta 3 veces menos que un coche.

Sin embargo, recientes estudios han analizado el impacto medioambiental de los patinetes en toda su cadena de producción. Es decir, incluyendo la producción de componentes, baterías, la necesidad de recargarlos, etc. Sin embargo, la tendencia es que cada vez más, las empresas productoras utilicen energía limpia, procedente de fuentes renovables y los procesos de fabricación se están modernizando para reducir al máximo el impacto medioambiental.

¿Qué tipos de patinetes existen?

Se clasifican en 3 categorías según la velocidad máxima que pueden alcanzar:

  • Tipo A: velocidad máxima de 20 km/h y con un peso menor o igual a 25 kilos. Este tipo de patinete no cuenta ni con timbres ni con sistema de frenado
  • Tipo B: velocidad máxima de 30 km/h y un peso mejor o igual de 50 kilos. Solo pueden llevar a una persona y si cuentan con timbre y sistema de frenado.
  • Tipo C: velocidad máxima de 45km/h y peso mejor igual a 300 kilos. Este tipo de patinete es más frecuente en el transporte de pasajeros o reparto de mercancías, siendo los más utilizados en ciudad, el tipo A o tipo B.

Existen subdivisiones del tipo C y más tipos de patinetes eléctricos. Si te interesa informarte para comprar uno, puedes ver todos los tipos en el enlace.

¿Cómo está regulado el uso de los patinetes?

Por lo general, cada Ayuntamiento tiene su regulación de movilidad sostenible propia, con el fin de crear un ecosistema de transporte urbano eficaz para todos.

Por ejemplo, en el caso de Madrid, es obligatorio circular haciendo uso de la iluminación delantera y trasera por carriles bici, ciclocarriles, sendas ciclables, en itinerarios para bicicletas en parques públicos y un largo etcétera. Y no se puede circular por espacios reservados a los peatones, carriles con velocidad mñaxima de 50 km/h, túneles de las vías urbanas o carriles bus.

Para poder conocer la reglamentación específica de cada Ayuntamiento, puedes consultar en su web o llamando al teléfono de asistencia al ciudadano.